Es licenciada en Comercio Internacional, aunque su verdadero camino es: El desarrollo humano, el Yoga y lo que más disfruta “Dar Clases”. Así que, comenzó estudiando la maestría de Desarrollo Humano, e impartiendo clases de humanidades en la Prepa del Tec. En el 2008 se casó y llego a vivir a Monterrey; Siguió dando clases, además de dedicar tiempo a sus hijos y al hogar.

Conoció el yoga en el 2004, De niña practico jazz durante 10 años, luego aerobics, spinning y tenis, entre otros. El ejercicio físico siempre formo parte de su vida. Así que un día decidió asistir a una clase de yoga, con el maestro Popo Arizpe, en Saltillo. Donde aprendió que esta disciplina es mucho más que una simple práctica física. Cuando comenzó a practicar más frecuentemente, lo combinaba con otros ejercicios de gimnasio hasta que el yoga la fue atrayendo cada vez más. En un año ya sólo practicaba yoga y había dejado todo lo demás. Se dio cuenta que el yoga le daba fuerza, flexibilidad, relajación, diversión, etc., así que ya no necesitaba nada más.

Durante dos años practico Ashtanga y Hatha. Después Power yoga y Hot yoga, o Yoga Cálido. Finalmente, practico Ashtanga yoga estilo Mysore.

Ana Ceci asegura que gracias al Yoga se volvió más consiente de su cuerpo y respiración y después de sus acciones y pensamientos. Así que esta fue la mejor herramienta que pudo encontrar para seguir con su camino del Desarrollo Humano.

Comenzó a dar clases, sustituyendo a sus maestros, y le encantó, así que comenzó a prepararse. La primera certificación que tomo fue de Power Pilates “Begginer Mat”, en el 2005. En ese mismo año tomo un curso intensivo de Ashtanga yoga con Kino McGregor y, en el 2006, comenzó a impartir clases en diferentes gimnasios, mientras seguía con su práctica en estos mismos lugares. En 2008 entro al Teacher Training con Mayra y terminando se integró a Sattva como maestra.

Los estilos de Yoga que imparte son Power Yoga, Hatta, Mandala, Vinyasa, Bikram, Rocket, Yoga para Embarazadas y la Clase de Método que se imparte en Sattva.  Ha tenido la oportunidad como mencione, de tomar diferentes tipos de yoga, así que su estilo es muy variado, la puedes encontrar dando distintas clases. Pero las que más le gustan e imparte con más frecuencia, son las clases más fuertes y fluidas como Ashtanga, Rocket y Mandala.

En sus clases le encanta, ajustar y alinear a sus alumnos, para que realmente trabajen su cuerpo y lo fortalezcan. Así mismo crear un ambiente relajante para que puedan desconectarse del mundo exterior. Y de esta manera se motiven y sigan adentrándose en el yoga y conociendo su filosofía  para obtener sus verdaderos regalos como el desarrollo humano y espiritual.

“El yoga da mucho más que salud física; amplía la conciencia y te pone en contacto con tu espíritu. Te invito a ser parte de esta experiencia. La cual la resumo en una frase: live light, travel light, be the light, spread the light”.

TOP